Cover-lbeaute-profile-april-2020-hair

Hair Issue – April 2020

Bicarbonato de sodio: tu nuevo aliado de belleza

El bicarbonato de sodio nos ha probado una y otra vez que puede hacer lo que sea, desde blanquear los dientes hasta ayudarnos en el manicure. Descubre todas sus cualidades y te encantará tanto como a nosotras. 

Blanqueado de dientes

El bicarbonato es ideal para blanquear y asegurar una limpieza profunda, por lo que es ideal para los dientes. Lo único que necesitas hacer es una mezcla de bicarbonato con agua y cepillar tus dientes con ésta después de tu pasta de dientes normal. Sentirás la limpieza automáticamente y verás resultados en algunas semanas.

Exfoliante

Por la textura que tiene el bicarbonato, funciona perfecto como exfoliante. Haz una mezcla de tres partes de agua por una de bicarbonato y aplícala en el área que estés buscando dar suavidad o blanquear. Lo puedes utilizar en las piernas para los vellos enterrados, en la espalda si tienes acné o en las axilas para blanquearlas.

Caspa

El bicarbonato absorbe la grasa de tu cabeza y ayuda a limpiar de manera profunda el cuero cabelludo. Añade un poco de bicarbonato de sodio a tu shampoo y aplícalo normalmente.

Cutículas

Remojar tus cutículas antes de hacerte un manicure no es recomendado pues se encogen las uñas al mojarse y cuando se expandan el barniz se puede despegar. Por eso es ideal utilizar el bicarbonato de sodio para suavizarlas y exfoliarlas para obtener un manicure perfecto. Aplícalo en una mezcla con agua y cepilla tus cutículas con un cepillo especial o de dientes.

Acné y puntos negros

Las propiedades antibacteriales del bicarbonato ayudan a limpiar la cara y eliminar la grasa sobrante. Su textura de exfoliación también es buena para eliminar puntos negros. Haz una mezcla de bicarbonato con agua y aplícala como mascarilla o como exfoliante en las noches.

Limpiar tus brochas

Mantener tus brochas de maquillaje limpias es vital para evitar bacterias y brotes de acné. Para limpiarlas sólo necesitas remojarlas en un recipiente con agua tibia y bicarbonato, quedarán como nuevas.